El principio del tiempo / Opinólogía / Un arma más para la impunidad

Un arma más para la impunidad

Por: Ángel Arce



A más de una década del inicio de la guerra fallida contra el narcotráfico, el panorama para México en materia de seguridad y violencia no luce nada alentador, con más de 120 mil muertos, 30 mil desaparecidos, el asesinato de una niña, joven o mujer adulta cada cuatro horas durante los últimos 10 años agravando el problema de feminicidios en el país, el asesinato de 109 periodistas durante los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto y el reciente caso de espionaje gubernamental centrado en periodistas no oficialistas y defensores de los derechos humanos, son muestra de que la impunidad e injusticia rampante, son indicadores constantes de la realidad en la vida pública nacional.

Foto: proceso.com.mx
Foto: proceso.com.mx

A esta cotidianidad de pesadilla cuyas víctimas son las y los millones de mexicanos, se le acaba de sumar un elemento cortesía del Partido Revolucionario Institucional y sus aliados como el Partido Verde Ecologista de México, el Partido Acción Nacional y otros partidos satélites que, ante la negación de la realidad que ha sacudido a México durante la década pasada – o la cínica aceptación de esta sin importarles las vidas y derechos de los ciudadanos – aprobaron el pasado 30 de noviembre en la Cámara de Diputados, la Ley de Seguridad Interior, que al contrario de ser el eje legal para aplicar una estrategia que se distancie de las instituidas durante la guerra contra el narcotráfico, dan continuidad y profundizan a la violencia como eje rector del combate a la inseguridad, poniendo en riesgo, el ya endeble respeto por los derechos humanos, la libertad de expresión y ahora, el detrimento del derecho de libre manifestación otorgando a las Fuerzas Armadas del país, el carácter legal de corporaciones policiacas que, entre otros puntos sumamente preocupantes, deja al criterio de la milicia tomar acciones preventivas a su criterio en casos de seguridad, a su vez, la ley que aún falta ser aprobada por el Senado de la República, no genera controles para el respeto de los derechos humanos durante las intervenciones militares o de las fuerzas federales, además permite a estas fuerzas intervenir en protestas sociales sin considerar que estas sean pacíficas, elimina la transparencia de la actuación de las fuerzas armadas, al considerar que toda información sobre medidas de seguridad interior, son confidenciales. A su vez, plantea una regulación deficiente del uso de la fuerza, fomenta la intervención militar en inteligencia civil y no obliga a las autoridades estatales ni municipales, a fortalecer a sus corporaciones policiacas (primeros eslabones de la corrupción generada por el crimen organizado) conforme a metas y periodos de tiempo, dando pie, a casos de ejecuciones extrajudiciales y violaciones de derechos humanos, como los ocurridos en los casos de Tlatlaya, Tehuanto o Ayotzinapa, que durante este sexenio suman 106 acciones de naturaleza extrajudicial.

Foto: animalpolitico.com
Foto: animalpolitico.com

La Ley de Seguridad Interior es un arma más para perpetuar y profundizar la impunidad en México, y por ello y ante su posible aprobación en el Senado, debemos exigir y emplazar a nuestros representantes en la Cámara Alta, a modificar la ley y rechazar la versión que proviene de la Cámara Baja, pues la inteligencia financiera para congelar recursos ilícitos de las organizaciones criminales, la profesionalización, preparación y capacitación en derechos humanos y anti – corrupción, además de mejoras salariales para las fuerzas policiacas aunado a la regulación de las drogas que arrebate el mercado negro que otorga poder corruptor y de fuego a los criminales, son tan sólo un par de ejemplos de alternativas para reducir la violencia y la inseguridad en el país, más allá de militarizarlo, pues si la preocupación de sectores conservadores y del establishment era convertir al país en un Estado fallido como Venezuela y otras dictaduras con la llegada de un presidente de la oposición, deberían saber que desde hace dos sexenios, México, ya está en camino gracias a ellos – si no es que ya lo es- en un país en dónde el Estado de derecho y de bienestar no existe más.

¡Seguridad sin guerra!

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Ángel Arce

Desde el año 2010, se ha desempeñado como asesor en estrategias de comunicación, contenidos digitales y discurso político para diferentes instituciones y organizaciones académicas, políticas y de la sociedad civil entre ellas, la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, Fundación UNAM y el Partido de la Revolución Democrática. Fue enlace legislativo y asesor en comunicación política en la H. Cámara de Diputados del Congreso de la Unión durante la LXI y la LXIII legislaturas. Del año 2014 al año 2015, fue subsecretario nacional de jóvenes del PRD y coordinador de comunicación de las Juventudes de Izquierda del mismo instituto político. Actualmente participa como asesor en comunicación, contenidos y como activista en la organización civil Movimiento Progresista encabezada por el exjefe de Gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard, además de haber participado recientemente en el proceso electoral 2018 como enlace ciudadano digital en la campaña de Mario Delgado Carrillo por la diputación federal del distrito 13 en Iztacalco. Se considera un progresista de izquierda y socialdemócrata.

Te puede interesar

FOTO: Acento Radio

Abordan caso Ayotzinapa y Ley de Seguridad en Corte Interamericana

Comparte en WhatsApp  México, 2 Mar (Notimex).- Una delegación de alto nivel del Gobierno de ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>