El principio del tiempo / Opinólogía / Una lección económica de a pie en la Unión Europea

Una lección económica de a pie en la Unión Europea

Por: César Navarrete


Para Alberto Cruz

«¡Por favor, señor, ayúdeme!», me suplicó el hombre en un inglés pedestre, al borde del llanto. «Mi familia», alcanzó a balbucear mientras imitaba con su brazo derecho el ademán del anunciador que presenta la función al público (se trataba de un acto de miseria en pleno corazón económico del continente nombrado en honor de la fenicia raptada por Zeus en su faceta de toro blanco).

Una mujer visiblemente demacrada escondía la mirada en el piso. De su mano colgaba cual jirón un niño famélico que no comprendía por qué sus padres lo habían arrastrado hasta esta tierra.

Foto: César Navarrete
Foto: César Navarrete

«Si te hospedas entre semana en el Barrio europeo de Bruselas, atestiguarás uno de los espectáculos más animados», me advirtió una michoacana en el poblado holandés de Volendam. Enfatizó: «Se ven personas enfundadas en trajes y con portafolios, caminando de un lado a otro». Y no se equivocó… al menos acerca del espectáculo. Pero la cartelera de fin de semana me ofreció un show business más bien lastimero.

La ubicación del hotel en el Bulevar Carlomagno —llamado «el padre de Europa»—, resultaba ideal para conocer la zona. Era evidente que, por los servicios y las comodidades del establecimiento, recibía a las delegaciones diplomáticas de la comunidad en días laborales.

A la pregunta planteada en 2008 a un estambulita sobre la entrada de Turquía a la Unión Europea —la candidatura data de 2004—, el residente de la única ciudad del mundo repartida entre dos continentes, me respondió con convicción a la vez que señalaba el Bósforo: «Quizá nuestro cuerpo esté en Asia, pero nuestra mente está en Europa». Se refería a que la mayor parte de la antigua Constantinopla —el moderno distrito financiero incluido—, pertenece a la parte asiática. La realidad era que dicha concepción no era compartida por sus compatriotas, los cuales ya se mostraban desconfiados ante el posible ingreso.

Foto: César Navarrete
Foto: César Navarrete

Era domingo y hacía frío. El día se percibía triste. Los ejecutivos —¿ejecutores?—, los automóviles lujosos, los servicios de inteligencia, etc. sólo podían imaginarse colmando la calle ahora abandonada.

Aunque entonces había indicios, nadie se imaginó lo que sucedería en los años posteriores en la comuna bruselense de Molenbeek, escondite y punto de reclutamiento del terrorismo islámico.

Las palabras no eran necesarias después de ver a esta familia árabe personificar el papel de la pobreza y el exilio con la escenografía de fondo del edificio Berlaymont sede de la Comisión Europea, atrincherado detrás de las enhiestas banderas azules que uniformaban el espectro multicolor de los países miembros.

Compré mi boleto para la puesta en escena, obsequiándole algunos euros al desesperado padre. A pesar de recibir su bendición, al final comprendí que de nada serviría el dinero para aminorar la desgracia. Yo también era una marioneta —no sólo un espectador— de esta representación teatral contemporánea.

De vuelta a mi alojamiento, donde la sonrisa de la atractiva recepcionista atenuó mi pesadumbre social, me acosté sobre la cama, encendí la pantalla y disfruté de la programación de «un país por canal». Me distrajeron de la geopolítica y su economía tiránica la música del programa Στην Υγειά μας —gracias a la señal internacional de la televisión griega—, un recital antiguo de música folklórica rumana de la época del Conducător (Ceaușescu) y el partido Alemania contra Kazajistán en el marco de las eliminatorias para la Eurocopa de Polonia y Ucrania en 2012.

«Unida en la diversidad»… Reparé en el lema de la Unión Europea. Mi último pensamiento antes de dormir fue: sería mejor «Unida en la adversidad».

Foto: César Navarrete
Foto: César Navarrete

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de César Navarrete

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad del Valle de México, con un Diplomado en Nivelación Pedagógica para profesores de Educación Secundaria por el Centro de Actualización del Magisterio en el Distrito Federal. Profesor universitario, escritor, viajero, traductor, fotógrafo, bloguero, documentalista y etnomusicólogo. Ha traducido textos literarios en más de diez idiomas y publicado en medios tradicionales y virtuales de México, Honduras, Perú, Colombia, España, Francia y Portugal. Es autor de los libros: Poenimios (México, 2014), Fábulas-o-heces (México, 2014), 20 Poenímios (Coimbra, Portugal, 2016) y Epigramas y maxinimias (México, 2017).

Te puede interesar

FOTO: El Universo

Distribuyen posibles sedes sudamericanas para Mundial 2030

Comparte en WhatsAppBuenos Aires, 9 Abr (AP) — Los tres países sudamericanos que se postulan ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>