El principio del tiempo / Opinólogía / Urge la reconciliación

Urge la reconciliación

Por Eduardo Higuera


“Si uno quieres hacer las paces con su enemigo tienes que trabajar con él. Entonces se vuelve tu compañero”.

-Nelson Mandela

Sin duda somos una sociedad emotiva. De forma mayoritaria, abordamos nuestra realidad con base en nuestras vivencias y dominados por las emociones que estas generan.

Sin embargo, esto no siempre conviene como regla para la convivencia social. Establecer la pura emocionalidad como eje principal de nuestra sociedad es condenarnos al impulso, la intolerancia y la ocurrencia que tanto daño hacen a diario.

Uno de los temas que no podemos dejar que se contaminen con la emocionalidad desenfrenada es la necesidad de la reconciliación nacional.

Fuente: Luz Noticias
Fuente: Luz Noticias

La ausencia de este proceso para cicatrizar las heridas hace casi imposible lograr que las enormes acciones para sacar adelante a México lleguen a buen puerto, incluso podría impedir que zarpen. La vocinglería emotiva podría ensordecernos al punto de olvidar la importancia y profundidad de algunos temas.

Un ejemplo de esto es el llamado a la reflexión que generó el hashtag #ConLosNiñosNo. Para los que no lo saben, esta etiqueta se extendió en Twitter a raíz de un reclamo de la futura primera dama porque varios medios difundieron información que involucraba al hijo que la futura pareja presidencial tiene.

Un reclamo que me parece justificado y que pone el interés superior del menor, vástagos de todo tipo de figuras públicas, en primer plano de discusiones.

Las reacciones a favor y en contra, así como los posicionamientos de opinadores y periodistas (como su servidor) no se hicieron esperar…y tampoco las descalificaciones y cuestionamientos.

En mi caso tuve un largo estira y afloja con algunos internautas, a los que traté de explicar que me parece una buena justa, sin importar su origen, no poner en la palestra pública a menores y de paso expliqué que nunca había criticado a los hijos del actual presidente o de candidatos presidenciales por la misma razón.

Sin embargo, nunca fui entendido, el proceso de comunicación fue roto por esa emocionalidad sin freno que se encuentra tan arraigada en nosotros.

Al final el asunto sobre involucrar o no a los hijos de figuras públicas se olvidó, debido a un argumento que lo reducía a una discusión digna de Bugs Bunny: “no lo hice, si lo hiciste”.

¿Por qué no te indignaste antes cuando criticaron a los hijos de….?” Fue la premisa de la caricatura de la vida real. Me di cuenta que la cualidad de ser obtuso era la regla en esta discusión cuando me expliqué varias veces y no obtenía ninguna respuesta clara.

Por eso sostengo que urge la reconciliación nacional. No por apoyar al próximo presidente o gobierno, o apoyar y justificar al pasado. Necesitamos reconciliarnos con la cabeza, es decir renunciar un poco a nuestros absolutos emocionales. Si no lo podemos hacer sobre temas tan “ligth”, ¿cómo haremos para dejar atrás la violencia y la impunidad que plagan el país?

Sin reconciliación no podemos lograr superar esta crisis, punto.

Bien haríamos en seguir el ejemplo de Nelson Mandela, quien tras años de persecución debido a su convicción de que el apartheid era un sistema que debía ser erradicado no buscó confrontaciones al llegar al poder, tampoco guerra o desquite de los opresores, sino reconciliación.

Si todo lo que poseemos como argumentos son reproches y violencia, no podremos construir el camino que merecemos.

#LordSinEmbargo

Sin embargo, seguramente habrá quién me acuse de confundir “reconciliación” con “amnistía”.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Eduardo Higuera

Maestro en Análisis Político y Medios de Información por el Tecnológico de Monterrey. Actualmente es académico, analista y consultor en comunicación política, relaciones públicas y periodismo. Eterno inconforme e idealista de la política, apasionado de los libros y la educación ha sido director de cine independiente, creativo publicitario y funcionario público. Se define a sí mismo como Ruletero cultural.

Te puede interesar

#Opinólogo

#DesdeLaParticular Comunicación directa, del telegrama al Twitter

Comparte en WhatsApp Hablar hoy en día de comunicación es hablar de inmediatez, de manera personal ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>