Ya chole 2.0

Por Fernando Belaunzarán


Molesto por las críticas recibidas a su propuesta de construir el Tren Maya en los estados de Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, Andrés Manuel López Obrador tronó con la misma frase coloquial que en 2015 usara el gobierno de Enrique Peña Nieto en intensa campaña mediática para responder a sus críticos: Ya chole.

Como es su costumbre, AMLO culpó a los conservadores y a la “prensa fifí” de estar detrás de los cuestionamientos porque “no quieren que nos vaya bien”, pero aseguró que sin importar lo que digan o hagan, “me canso ganso” que la obra del tren se va a realizar. Sin embargo, extraña que en este nuevo compló que devela estén el EZLN y conocidos ecologistas que ya han expresado su oposición y que no parecen encajar en las descalificaciones lanzadas por el presidente electo.

Fuente: Palabras Claras
Fuente: Palabras Claras

La preocupación no es menor, pues según la ruta trazada en el mapa pasa por importantes reservas naturales, entre ellas la biosfera de Kalacmul. Y el problema es que no existe todavía el proyecto como tal y, por tanto, tampoco los estudios de impacto ambiental. En tales condiciones asegurar que no afectará el medio ambiente y, pero aún, que “no se tirará un solo árbol” como insiste López Obrador, es un acto de fe que no se distingue de la demagogia.

Ni siquiera existen planos, pero por el prodigio de ciertas manifestaciones esotéricas ajenas a los estudiosos de políticas públicas, el tabasqueño ya sabe que costará 150 mil millones de pesos, que será amable con el medio ambiente y que las comunidades por las que pasará están de acuerdo con su construcción. Y la duda ofende por fifí.

Por desgracia, el Tren Maya es solo un botón de muestra. Es verdad que López Obrador no ha tomado posesión, pero también lo es que ya está tomando decisiones como si lo fuera y que el gobierno saliente ha decidido dejarle toda la cancha para que él sea el primer y casi único protagonista del debate público. Lo mismo manda hacer un censo al margen de las instituciones y sus controles para decidir quiénes serán los beneficiarios de los programas sociales que organiza consulta patito para determinar si concluye el NAIM en Texcoco o se construyen dos pistas en Santa Lucía en contra de la evidencia y el sentido común. Al comprometer recursos públicos se debe sujetar tanto a las leyes como a la exigencia ciudadana de transparencia y rendición de cuentas.

Llama la atención que Andrés Manuel López Obrador, quien fuera un opositor implacable de gobiernos anteriores, sea tan susceptible a la crítica y eso que todavía no comienza su gestión. Además, denota un atraso enorme que en lugar enfrentar los cuestionamientos con argumentos, razones y datos, recurra a la descalificación personal más burda. Acusar a otros de “fifís” no refuta nada y solo empobrece el debate público. Parece chiste, pues tras la ostentosa boda de su más cercano colaborador con portada y 19 páginas en el HOLA!, uno hubiera pensado que ya no usaría ese epíteto para evitar escupir al cielo.

En polémica carta, el propio Andrés Manuel López Obrador se comparó con Donald Trump. No lo dijo ahí, pero otra de sus semejanzas es la intolerancia a la crítica y convertir a los medios de comunicación en el gran enemigo. Esa actitud hostil hacia medios y opinadores independientes puede convertirse en una seria amenaza a la libertad de prensa y de expresión como bien lo han denunciado los periódicos más prestigiados de EE.UU. 

Se le debe recordar a López Obrador lo que él mismo pedía a autoridades enojadas por sus cuestionamientos: que se tome un té de tila, se relaje y entienda que su envestidura lo hace sujeto de crítica. Ahora tendrá que aguantar lo que otros mandatarios le aguantaron.

A AMLO le haría bien tomar conciencia de una verdad de a libra: Quien trae la espada desenvainada no debe tener la piel sensible

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Fernando Belaunzarán

Licenciado en Filosofía con Mención Honorífica por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM donde fue Consejero Universitario líder estudiantil del Consejo Estudiantil Universitario. Ex diputado federal de la LXII Legislatura de la Cámara de Diputados, en la cual ocupó el cargo de Secretario de la Junta Directiva de la Comisión de Gobernación. Es Presidente del Grupo Organizador del Foro Internacional de Política de Drogas y es autor de los libros: "Tiempos Turbulentos", "Herejías políticas en momentos decisivos", "La Guerra de los Herejes" y "Herejía, Crítica y Parresía".

Te puede interesar

#Opinólogo

El capital no debe mandar, la democracia sí

Comparte en WhatsApp El ejercicio inédito de democracia participativa que significó la Consulta sobre el ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>