El principio del tiempo / Opinólogía / Yo no soy corrupto

Yo no soy corrupto

Por: Luciano Quadri



¿Quién tiene la culpa?

Estimado lector ¿qué político no es corrupto?… De acuerdo a su respuesta, ¿Quién querría ser político?[1] Es decir: de una forma predeterminada, usted ya ha elegido a quienes cree que son corruptos. Y aquellos que, en su pensar, no lo sean, tendrán una correlación alta con su ideología política… De una u otra manera.

Políticos: la mayoría corruptos—Su elección política: el único no corrupto

No me deje mentir: la seguridad y la corrupción son los temas que más laceran e importan al ciudadano mexicano. Por lo mismo, decir: ¡Maldita violencia!”, es un argumento tan válido como decir: ¡Estoy harto de los gobiernos corruptos!”. En cuanto a la violencia: uno grita, enloquece, se llena de rabia… uno se vuelve un actor incansable, cuando en impotencia absoluta, pierde a alguien o a algo… Entonces ¿todos somos delincuentes?

Foto: gamba.cl
Foto: gamba.cl

Volvamos a la política: ¡Ah! ¿Y Duarte?… Y/o otros gobernadores o funcionarios… Entonces ¿todos los políticos son corruptos? En violencia, incluso aquellos que han sufrido la inexistencia del Estado no tildan de delincuentes a todos, pero ¿los políticos sí son todos corruptos?

Usted ha sabido siempre la respuesta, pues la prudencia siempre existe aunque sea ignorada: “No todos son delincuentes; no todos son corruptos”. Por lo tanto, ¿cree que solo hay un tipo o un partido en el que no son corruptos? Sí, en itálicas. Itálicas porque me encanta la ampliación del espectro político. Ironía porque jamás permitiré el monopolio de nada.

Monopolio: Afirmar que los que usan camisa rosa o que aquellos que tienen ojos verdes no son corruptos”. Lo que intento decir es que, buenos y malos hay en todos los frentes. Nadie es inmaculado. Y es tan básico que me enerva pues, en vez de estar discutiendo inocencias obvias, se pierden debates sobre políticas específicas, obras públicas, proyectos de infraestructura, estrategias contra el cambio climático, etc.

La diferencia es que un delincuente; un tipo que roba, secuestra o mata no es electo. La democracia no termina al ingresar la boleta en la urna; eso es solo uno de los componentes de este sistema político, pero…:

  1. ¿Sabe cuáles son las atribuciones y capacidades del funcionario al que se refiere?
  2. ¿Sabe si hay otro elemento, como el Poder Legislativo, Judicial o simplemente elementos naturales que pudieran estar bloqueando el resultado esperado del funcionario al que se refiere?
  3. ¿Entiende el ajedrez político “piramidal” de cada acción que se hace o no se hace de acuerdo al funcionario que usted critica y/o votó?
  4. ¿Votó?
  5. ¿Se mantiene usted como un ciudadano activo cuestionando/participando a todos los políticos que votó (Diputado local, regidor, presidente municipal, diputado federal, gobernador, senador, presidente de la república (sin formato CDMX)?
  6. ¿Sabe por quién votó o por quién va a votar en materia de políticas públicas y legislación? Supongo, estimado ciudadano, que Usted distingue un elemento propagandístico de una propuesta de plataforma partidista.
  7. ¿Está afiliado a un partido? ¿Por qué no?
  8. Si todos los partidos “son iguales” ¿no sería su obligación empezar a transformarlos hacia la corriente ideológica apropiada que le corresponda?

Recordemos: los partidos políticos no son gobierno. Son organizaciones civiles que buscan el poder. El hecho de que tengan financiamiento público no los obliga a regalar dinero en despensas o a hacer obras de desarrollo social; ni siquiera los obliga a mejorar las cosas. De hecho, el financiamiento público que se le otorga a los partidos es para que lo inviertan en propaganda y en métodos de comunicación que convenzan a la gente, de una manera legal, para votar por ellos.

¿No le gusta que se gaste dinero público en partidos?… ¡Pues que se financien solos! Estimado lector ¿qué cree que pasará con el autofinanciamiento? Claro, los partidos más apegados a una agenda empresarial, industrial, etc., serán los más acaudalados, naturalmente.

El financiamiento público trata de equilibrar o ajustar este fenómeno de mercado electoral, además de financiar a las minorías. La idea es que no manden los intereses de un sector empresarial sino el interés social.

¿Qué es el interés social? Pues algo llamado Bienes Públicos. Por favor, recordemos que la suma de los intereses privados no resultan en el interés público. Es decir: luces de neón para toda la “Ruta X” de microbuses, más playeras del América para cinco paraderos de taxis, más 200 viviendas para el grupo Anastasio Bustamante en el oriente de la capital o despensas para diversos grupos en tiempos electorales no son un bien público. De hecho, es privatizar la política; en grupos que suelen constituir a partidos… y muchos etcéteras que definen a este país.

Foto: redsomosciudadanos.com
Foto: redsomosciudadanos.com

Un bien público es algo que el gobierno, con tus impuestos, construye o hace para todos. No necesariamente tiene que ser gratuito, pero eso sí, tiene que tener un fin claro en el desarrollo de México. Lo increíble de todo esto es que en México empezamos a orientarnos a la libertad.

Dicen que despensas compran el voto[2]. Y si les dijeran a los clasemedieros, promotores de esta “antirebeldía”: Departamentos en la Condesa por votos”, ¿qué dirían? Peor aún: ¿si les vendieran palabras huecas en vez de acciones?

La peor represión está en nuestras cabezas. Hoy, yo soy rebelde por tratar de armar políticas públicas. Me enfrento a despensas, tarjetas de descuento, discursos sin propuestas y a alguien que evade discutir finanzas e ingeniería. Hablemos en serio para que nos critiquen en serio. ¿Quién es corrupto?

Un Político en ciernes,

Luciano Quadri

[1] Intuyendo la conclusión del silogismo que intento imponer, vuestra ideología o percepción política, personificada, se correlaciona con la percepción de corrupción.

[2] Sin coerción o violencia.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Luciano Quadri

Estudió Ciencias Políticas y Administración Pública en la Universidad Iberoamericana, Diplomado en Cambio Climático y Desarrollo Sustentable en la Academia Theodore Heuss de Alemania becado por la Fundación Friedrich Naumann, Diplomado en Gestión y Administración Pública en la London School of Economics, Inglaterra. Editó y compiló el libro Reforma Energética: aspectos técnicos para un México competitivo y sustentable. 2014. Actualmente es Director General de la Fundación Liberal para el Desarrollo Sustentable del partido Nueva Alianza. Fue Diputado Federal suplente en la LXII Legislatura. Trabajó como Coordinador de Asuntos Internacionales en la Secretaría del Medio Ambiente del Gobierno del Distrito Federal donde creó el programa Mercado de Trueque de Residuos. Es editor de Sustentabilidad de la Revista Pensamiento Libre y coordinado contenidos en diversas publicaciones sobre Medio Ambiente. Ha publicado y participa en diversos medios de comunicación (impresos, electrónicos, radio y televisión). Ha impartido conferencias y clases sobre subsidios a los energéticos, teoría del Estado, finanzas públicas y energía, cambio climático, y agua entre otros temas.

Te puede interesar

#Opinólogo

2+2 es igual 5

Comparte en WhatsApp “2+2 es igual a 4, pero ¿por qué no puede ser igual ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>