El principio del tiempo / Opinólogía / Yo también, intento acordarme

Yo también, intento acordarme

Por: Alfredo Godínez


Lo que sigue es un pequeño homenaje a Margo Glantz con motivo del reciente premio que recibió y es, también, un abrazo a Sergio Pitol por sus grandes ejercicios memorísticos que existen a lo largo de su literatura.

Me acuerdo que mi padre me llevaba a ver lucha libre y coleccionaba una libreta con autógrafos de luchadores como: Perro Aguayo, Hijo del Santo, Tinieblas, Tinieblas Jr., Atlantis, Octagón; entre otros.

Me acuerdo que me hice fan del Puebla gracias al gran torneo que dio el equipo en la temporada 89-90 y que gracias a mi mamá pude conocer al equipo campeón. Me acuerdo que era muy feliz cuando jugaba en la escuela de fútbol de la UPAEP.

Me acuerdo que mi Tío Juan me contaba la “historia no oficial” de Puebla y gracias a sus relatos supe de la leyenda de los túneles (hoy ya con acceso al público) y de unos personajes conocidos como masones.

Me acuerdo que mi padre me regaló la grandiosa enciclopedia: México a través de los siglos, como premio a mi esfuerzo en toda la primaria. Me acuerdo que el Lic. José María Cájica me regaló uno de los primeros libros que tuve: Pinocho.

Me acuerdo que mi abuelita Salud me hacía escuchar las reclamaciones poéticas de Jorge Jiménez Alonso, tal vez, por eso, la poesía fue el primer género literario que me atrapó. Tiempo después conocería a esa voz radiofónica en algunas de las reuniones del movimiento Rotario.

Me acuerdo que en 1999 viví con mi hermana uno de los temblores más fuertes que había sufrido Puebla. Pensé que la casa nos iba a sepultar.

Me acuerdo que mi primer escritor favorito fue Xavier Velasco, gracias a su novela: Diablo Guardián y ese fue el libro que me hizo lector. Tiempo después sabría que ya lo había leído, gracias a las colaboraciones que tenía en una revista musical llamada: Switch. Años después lo conocería en Puebla, pues fue el primer escritor que llevé a Puebla como parte de un Encuentro de Estudiantes de mi Facultad.

Foto: Alfredo Godínez
Foto: Alfredo Godínez

Me acuerdo que a los pocos días de ingresar al Colegio de Lingüística y Literatura Hispánica en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, comencé a escribir mi primera columna en un diario poblano que era dirigido por el poeta y periodista Mario Alberto Mejía.

Foto: Alfredo Godínez
Foto: Alfredo Godínez

Me acuerdo de los maravillosos momentos que viví en la Casa del Escritor de Puebla, donde tomé mis primeros talleres literarios y donde conocí a Pedro Ángel Palou, Ignacio Padilla, Guillermo Samperio, Daniel Sada, Mempo Giardinelli; entre otros.

Me acuerdo que con la asesoría y respaldo de Pedro Ángel Palou y la complicidad de unos amigos organizamos un homenaje en Puebla al escritor Sergio Pitol, al que sigo leyendo, admirando y queriendo.

Foto: Alfredo Godínez
Foto: Alfredo Godínez
Foto: Alfredo Godínez
Foto: Alfredo Godínez

Me acuerdo que la vida me ha dado la oportunidad, gracias a algún talento mío, de organizar diversos eventos en Puebla con escritores como: Cristina Rivera Garza, Mario Bellatin, Eduardo Antonio Parra, Luis Felipe Lomelí, Fritz Glockner, Ximena Sánchez Echenique, Luis Humberto Crosthwaite, Raquel Huerta-Nava, Alejandro Rosas, Pedro Salmerón, Valeria Luiselli, Álvaro Enrigue, Luigi Amara, Vivian Abenshushan y Pedro J. Fernández; a quienes leo, admiro y les tengo un especial cariño.

Foto: Alfredo Godínez
Foto: Alfredo Godínez
Foto: Alfredo Godínez
Foto: Alfredo Godínez

Me acuerdo que Pedro Ángel Palou y Miguel Maldonado me dieron la oportunidad de formar parte de la revista UniDiversidad, yo coordinaba la sección de reseñas. Me acuerdo que el apoyo y guía de personas como Moisés Rosas Silva, Joaquín Alonso y Edgardo García me han dado las herramientas para seguir progresando en el ámbito cultural.

Foto: Alfredo Godínez
Foto: Alfredo Godínez

Me acuerdo que las primeras muertes que me marcaron y dolieron fueron las de mis abuelitas: Salud y Juanita. Años después moriría mi tía abuela: Andrea. Y hace un año sufriría la muerte de Ignacio Padilla: amigo, maestro y cómplice.

Me acuerdo que el Teatro ha sido el segundo refugio que me ha dado la vida y me ha regalado muchas amistades y satisfacciones. Me acuerdo que el pasado 19 de septiembre tembló en la Ciudad de México y por segunda ocasión en mi vida: pensé que moriría entre los escombros.

Me acuerdo que uno de los más grandes regalos que me ha dado la vida lleva por iniciales: LKDLMS.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Alfredo Godínez

Gestor cultural, poeta, lector empedernido, amante del fútbol y del teatro; es colaborador de Distrito Teatral y ocasionalmente de 24Horas-Puebla. Ha publicado en revistas como Relatos e historias de México, UniDiversidad, Laberinto del Diario Milenio-El Portal de Veracruz y Revista 360°-Puebla.

Te puede interesar

#Opinólogo

Hacer campaña en poesía para gobernar en prosa: aforismos para soportar las elecciones

Comparte en WhatsApp A politician is an arse upon which everyone has sat except a ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>