El principio del tiempo / Opinólogía / Zuckerberg ante el Congreso de los Estados Unidos

Zuckerberg ante el Congreso de los Estados Unidos

Por: Tadeo RC



La semana pasada me entretenía con las reacciones que generó en redes sociales la comparecencia de Mark Zuckerberg ante el Congreso de los Estados Unidos de América, con motivo del escándalo ocasionado por el uso de datos personales –con nefandos propósitos electoreros, según se ha dicho– por parte de la consultoría Cambridge Analytica.

Foto: eltiempo.com
Foto: eltiempo.com

Por si usted no lo sabía, Mark Zuckerberg es el fundador y Director General de Facebook. Es dueño –en gran medida– de esa corporación responsable de la red social en la que 95% de los usuarios mexicanos[1] de Internet pasan buena parte del tiempo en que están conectados. Cambridge Analytica, por su parte, es una firma británica dedicada a la extracción, análisis y corretaje –si se permite la expresión– de datos con fines políticos. Según la versión globalmente aceptada, Cambridge Analytica vendió sus servicios a la campaña del entonces candidato Donald Trump; parte de esos servicios implicaban la utilización de datos personales obtenidos de Facebook, con el objetivo de llevar a los usuarios contenidos específicos para influenciar su preferencia electoral. No se ha descartado que Cambridge Analytica haya operado de esa manera o continúe haciéndolo en procesos electorales distintos al de los Estados Unidos de América.

Después de ese burdo resumen, debo confesar que me provocaron algunas carcajadas las expresiones de la gente a quien causó hilaridad ver al “billonario emprendedor” sentado en “el banquillo de los acusados”, rodeado de obtusos políticos y poniendo cara de niño regañado. Resalto también la candidez de quienes lo equipararon a un ejercicio de rendición de cuentas o de desarrollo de la justicia.

El schadenfreude que muchos experimentaron al ver a Zuck disfrazado de “gente seria”, asediado por los reporteros gráficos y dando la cara ante el gobierno, me resulta intrigante… por desatinado. Parece que en ellos surtió efecto el coaching por el que seguro pagó mucho dinero el joven magnate, para crear la percepción de que es un afectado más por los pérfidos actos de una consultoría política y que se encuentra humillado y avergonzado por los hechos, además de arrepentido.

Es mi opinión que lo ocurrido el 10 y 11 de abril de 2018 ante el Congreso de los Estados Unidos de América, no fue más que un acto circense, en el que los representantes de un poder público se dieron el lujo de someter a una serie de interrogatorios a uno de los personajes más poderosos del planeta, a sabiendas de que sus leyes y disposiciones le resultan tan absurdas como inaplicables, y de que es altamente probable que no puedan obtener de él más que la ensayada disculpa que varias veces repitió. Por su lado Zuckerberg –sabedor del poder salvaje que detenta– debió haber dedicado gran esfuerzo a aguantar la risa ante el tono amenazante que varios legisladores emplearon para dirigirse a él en sus cuestionamientos.

O sea, yo no creo que Mark Zuckerberg se sienta avasallado por los congresistas, ni de Estados Unidos de América ni de algún otro país del orbe. Pero, importa poco en realidad lo que yo crea sobre los sentimientos de este individuo. En cambio, creo que lo que importa son las preguntas que algunas personas comienzan a hacerse respecto a la privacidad de los usuarios de los servicios en línea y la publicidad que en ellos se muestra, misma que se ha convertido más en una herramienta para directamente modificar el comportamiento (como ya lo ha descrito[2] el científico y filósofo Jaron Lanier) que en un instrumento para simplemente posicionar productos.

También me parece de suma relevancia el tema de la inteligencia artificial –varias veces mencionado por Zuckerberg– y las implicaciones de su uso, en este caso, para regular la interacción monitoreando los contenidos que son compartidos por bots y por humanos en aquella red social.

Y, claro, el “modelo de negocio”. Mientras Facebook y similares ganen dinero de los que pagan por anunciarse ahí, los intereses de los usuarios innegablemente se encontrarán en un segundo o tercer plano. ¿Cuál es la alternativa? ¿Cobrar únicamente a los usuarios por la utilización de Facebook? Usted ¿Pagaría por ese servicio que –según la estadística– tanto y tan alegremente usa todos los días?

Usted ¿Se siente cómodo con los datos personales que comparte en las redes sociales y apps que ahí aparecen? ¿Le importuna saber que alguien lucra con ellos y de paso hace el intento de modificar su forma de pensar?

[1] El Economista. 7 datos sobre los usuarios de internet en México https://www.eleconomista.com.mx/empresas/7-datos-sobre-los-usuarios-de-internet-en-Mexico-en-el-2017-20170518-0161.html

[2] BBC. http://www.bbc.com/news/technology-43639712

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Tadeo RC

Bloguero independiente, actualmente autor en Advox y Global Voices; antes colaborador en Sopitas.com. Los temas de interés son rendición de cuentas, transparencia, derechos fundamentales y todo sobre la #CDMX. Ocasionalmente escribo de deportes y cine.

Te puede interesar

FOTO: Emprendices

Facebook busca acelerar a 12 startups mexicanas

Comparte en WhatsApp  México, 10 May (Notimex).- Por segundo año consecutivo, la red social Facebook ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>